¡Visita el espacio Niños CONARTE!

Imagen

Alguna vez leí que era un deber de los padres cuidar la salud de la imaginación de sus hijos. No recuerdo dónde fue. Muchas veces he pensado en ello: imaginación, salud, deber, cuidar. Le he dado mil y una vueltas.

Hoy, quizá como nunca antes, parece cuestionarse la utilidad de la literatura, y cuanto más dependemos de la ciencia y la tecnología, pareciera que insistimos en justificar la lectura literaria. ¿Por qué? Quizá sea algo inútil, algo por lo cual no obtendremos un mejor trabajo, ni seremos más guapos y, ¿qué?, si con un libro lo pasamos bien.

La literatura es el terreno de la sugerencia, de la  evocación, de las emociones, de los sentimientos, donde se nombra lo innombrable. Es el espacio indómito de la imaginación. Por ello puede ser maravillosa y también peligrosa.

Una de las cosas que más me motivaba para impartir talleres de lectura, llevar libros a los chicos, insistir en la creación de acervos de literatura infantil y espacios de lectura era precisamente el ofrecer el poder de la imaginación.

En una colonia marginada de Monterrey, estábamo un chico y yo en la entrada de una biblioteca comunitaria. No hablábamos. Esperábamos. Miraba la calles sin pavimentar, el viento caliente levantando polvo grisáceo, la luz dura, las casitas inconclusas. A lo lejos, pasaba un chico, no mucho mayor que el chico que estaba a mi lado, su mano izquierda sostenía una bolsa de plástico que se hinchaba y se deshinchaba rítmcamente cubriéndole la mitad del rostro: un chico más moliéndose el cerebro. “No me gusta vivir aquí, no me gusta este lugar”, dijo el chico que me acompañaba. A mí tampoco me gustaba aquel lugar, lo odiaba. Odiaría vivir en un sitio así, me odiaría mí misma, odiaría a todos, de haberme tocado esa suerte.

No tenía duda como no la tengo ahora. Era importante llevar imaginación a aquellos lugares donde la realidad asfixia. Ofrecer la posibilidad de nombrar la decepción, la amargura, el odio, la frustración o la esperanza, todo aquello que llevamos dentro y que nos empuja al límite, a la explosión.

Nuevo León, como todo México, ha estado viviendo situaciones duras. La violencia, yo la calificaría de sociópata, ha sido el día a día desde que fuera declarada la guerra contra el narco. Me parece que no hemos sido una sociedad integradora. No voy a escribir más sobre este tema aquí. Sólo agregaré que demasiadas personas han sido marginadas, destinadas a la miseria sin una educación que les permitiera aspirar a escalar socialmente mientras la gran mayoría es amenazada de exclusión social en las frecuentes crisis económicas. Es el momento de imaginarnos de nuevo.

Las chicas y los chicos, todos, deben tener el derecho a imaginar y a crear un mundo que les guste. Deberíamos ayudarles, por el bien de ellos y de nosostros mismos. Concedo que no bastan la literatura y el arte, que también hacen falta educación científica y tecnológica para hacer realidad los sueños. Pero un muy buen inicio está en no censurarnos ni limitarnos a nosotros mismos. Insisto, empecemos por atrevernos a pensar que las cosas podrían ser de otro modo.

Entonces, supondrán cuánto gusto me ha dado la construcción del espacio Niños Conarte, dedicado a la difusión del arte y la literatura, en Monterrey, Nuevo León. La sección dedicada a la formación lectora cuenta con un acervo de alrededor de 4 mil 300 títulos entre libros infantiles y libros especializados para mediadores.

Después de todos los momentos desagradables les invito, aún más, exijo que lo disfruten a partir de mañana 2 de julio.

Espero encontrarles por allí la próxima vez que vaya a Monterrey. ¡Tengo unas ganas locas de visitarlo!

La imagen fue tomada de aquí, donde encontrarás más información sobre este espacio y sus actividades.

Anuncios

A Leer y la FILIJ, grandes promotoras del libro y la lectura en México

La primera edición de la Feria Internacional del libro Infantil y Juvenil (FILIJ) es un hito en la historia de la literatura dedicada a los niños y jóvenes en México, según afirma Mario Rey en su Historia y muestra de la literatura infantil mexicana. Incluso va más allá y asegura que sólo desde entonces puede hablarse propiamente de una literatura infantil mexicana, con sus autores dedicados a escribir para los más pequeños, como parte de su oficio o por completo. Basta pararse a mirar un poco la trayectoria del evento para coincidir totalmente con el autor.

Desde su inicio, la FILIJ ha contribuido a poner en marcha el libro y la lectura. Ha reunido y reúne diversos intereses y perspectivas, pues convoca a creadores con intereses literarios y artísticos, a educadores preocupados por la formación, a críticos y editores, a investigadores que lanzan las grandes cuestiones, a empresas privadas con la mirada sobre un mercado en crecimiento, a instituciones públicas con la dura labor de educar a la mayor cantidad de mexicanos en un contexto que cada vez nos exige desarrollar más capacidades diversas, y sobre todo, a los niños y jóvenes. Por ello, es un espacio necesario para lograr una literatura de calidad dedicada a los chicos.

En 1981, la FILIJ fue una iniciativa de la Asociación Mexicana para el Fomento del Libro Infantil y Juvenil, IBBY sección México, la cual fue creada en 1979 por Pilar Gómez, quien fundó la primera librería para niños en los años 70 en México, y Carmen Esteva. Ha sido una institución fundamental en la promoción de la lectura entre los niños y jóvenes mexicanos. Actualmente la organización de la feria está a cargo, principalmente, de la Dirección General de Publicaciones, con la participación del programa Alas y Raíces, ambos del CONACULTA; la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), además de diversas personas y asociaciones.

¿Qué es IBBY México?

El International Board on Books for Young People (IBBY) es un colectivo sin ánimo de lucro,  integrado por asociaciones y personas de todo el mundo, con el fin de propiciar el encuentro entre los libros y la infancia. Fue fundado en 1953 en Zurich, por Jela Lepman, en la actualidad está constituido por más de sesenta secciones nacionales. A Leer es la sección mexicana de IBBY.

Sigue leyendo

Diplomado en Arte como Terapia. Noviembre 2009-Mayo 2010. Monterrey, N.L.

ORGANIZAN
Universidad Autónoma Metropolitana / Unidad Xochimilco
Consejo Nacional para la Cultura y las Artes
Coordinación   Nacional de Desarrollo Cultural Infantil- Alas y Raíces
CONARTE / Cultura Infantil-Alas y Raíces Nuevo León
www.alasyraicesnl.org.mx
PRESENTACIÓN
El Diplomado está dirigido a profesionales interesados en incidir y elevar la calidad de vida de niños y jóvenes en situación  de vulnerabilidad y de riesgo. Pretende ser un programa de formación teórico práctico a fin de que los participantes desarrollen futuros proyectos dentro del campo del arte-terapia que tengan impacto a nivel individual, familiar y social.

OBJETIVO GENERAL
Ofrecer un espacio de formación y actualización sobre la utilización de las artes en el trabajo con la infancia a profesionales, investigadores, docentes y personas comprometidas con el trabajo de niñas, niños y jóvenes en situaciones de marginación, riesgo o exclusión.

OBJETIVOS PARTICULARES
Brindar elementos teóricos, metodológicos y técnicos a los participantes sobre el desarrollo y la aplicación del arte en la atención de las necesidades psicoemocionales de niños y jóvenes en situación vulnerable.

Ofrecer a los participantes elementos prácticos para el diseño de intervenciones arte-terapéuticas en los diferentes campos de aplicación.

INSCRIPCIONES
DEL 26 DE OCTUBRE AL 6 DE NOVIEMBRE 2009 / 11:00-12:30 y de 15:30-17:00 hrs.
Oficinas generales de CONARTE (3er piso)
Antiguo Edificio de Correos
Washington 648 Ote. Centro
Monterrey, N. L.

PERFIL DE  LOS PARTICIPANTES
Personas involucradas en el arte, la psicología, la pedagogía y las humanidades en general. O bien, desempeñarse como artista, terapeuta, docente o personal de apoyo en actividades de atención a la salud, educación o asistencia en instituciones hospitalarias, educativas o asistenciales.

Sigue leyendo