A Leer y la FILIJ, grandes promotoras del libro y la lectura en México

La primera edición de la Feria Internacional del libro Infantil y Juvenil (FILIJ) es un hito en la historia de la literatura dedicada a los niños y jóvenes en México, según afirma Mario Rey en su Historia y muestra de la literatura infantil mexicana. Incluso va más allá y asegura que sólo desde entonces puede hablarse propiamente de una literatura infantil mexicana, con sus autores dedicados a escribir para los más pequeños, como parte de su oficio o por completo. Basta pararse a mirar un poco la trayectoria del evento para coincidir totalmente con el autor.

Desde su inicio, la FILIJ ha contribuido a poner en marcha el libro y la lectura. Ha reunido y reúne diversos intereses y perspectivas, pues convoca a creadores con intereses literarios y artísticos, a educadores preocupados por la formación, a críticos y editores, a investigadores que lanzan las grandes cuestiones, a empresas privadas con la mirada sobre un mercado en crecimiento, a instituciones públicas con la dura labor de educar a la mayor cantidad de mexicanos en un contexto que cada vez nos exige desarrollar más capacidades diversas, y sobre todo, a los niños y jóvenes. Por ello, es un espacio necesario para lograr una literatura de calidad dedicada a los chicos.

En 1981, la FILIJ fue una iniciativa de la Asociación Mexicana para el Fomento del Libro Infantil y Juvenil, IBBY sección México, la cual fue creada en 1979 por Pilar Gómez, quien fundó la primera librería para niños en los años 70 en México, y Carmen Esteva. Ha sido una institución fundamental en la promoción de la lectura entre los niños y jóvenes mexicanos. Actualmente la organización de la feria está a cargo, principalmente, de la Dirección General de Publicaciones, con la participación del programa Alas y Raíces, ambos del CONACULTA; la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), además de diversas personas y asociaciones.

¿Qué es IBBY México?

El International Board on Books for Young People (IBBY) es un colectivo sin ánimo de lucro,  integrado por asociaciones y personas de todo el mundo, con el fin de propiciar el encuentro entre los libros y la infancia. Fue fundado en 1953 en Zurich, por Jela Lepman, en la actualidad está constituido por más de sesenta secciones nacionales. A Leer es la sección mexicana de IBBY.

  • Programas formativos y publicaciones

A Leer ha coordinado innumerables talleres, cursos y seminarios de animación de la lectura, cuento, ilustración, literatura infantil y juvenil, y actualmente imparte un diplomado sobre promoción de la lectura en sus instalaciones de la capital mexicana, además tiene planes de impartirlo vía Internet próximamente.

También publica la Guía de libros recomendados para niños y jóvenes, referente básico para aquellos adultos preocupados por heredar a las nuevas generaciones el hábito de la lectura, así como otros materiales bibliográficos formativos y de difusión.

Desde el 2005 realiza un proyecto de lectura en voz alta en escuelas primarias públicas: Nosotros entre Libros. De 2001 a 2006 ha participado activamente en la preselección de los títulos que conforman las Bibliotecas Escolares y de Aula para 3º, 4º, 5º y 6º de primaria de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

  • Premio Antoniorrobles

Con la convicción de que eran necesarios libros dirigidos a los niños y jóvenes y para estimular a autores e ilustradores a crear obras para ellos, organizó, de 1981 a 1990, el concurso literario Antoniorrobles en honor al autor español Antonio Robles Soler (1895-1983), quien revitalizó la literatura infantil al aplicar los postulados de la vanguardia literaria al género. Para el autor de Veintiséis cuentos en orden alfabético, Ocho cuentos de niñas y muñecas, Hermanos Monigotes, entre otros títulos, el hundimiento de la República Española significó el exilio. Fue entonces cuando se refugió en México donde impartió la Cátedra de Literatura Infantil para maestros normalistas. Además, se recuerda a Antoniorrobles por sus programas de radio donde narraba cuentos y por sus colaboraciones en el periódico El Excelsior. En honor a su obra y a lo que compartió con los mexicanos, A Leer le dedicó ese concurso.

  • Bunkos

En 1951, después de la muerte de su hijo y para aliviar su pena, Hanako Muraoka abrió la biblioteca de su pequeño a los niños del barrio. Comenzó así, en Japón, una iniciativa de promoción de la lectura que se multiplicaría por todo el mundo. Fue hasta 1993 que IBBY México recibió apoyo de la Asociación Internacional de Bunkos Infantiles (ICBA) para fundar dos Bunkos pilotos, pequeñas bibliotecas comunitarias en diversas zonas marginadas de la República Mexicana. En estos espacios se ofrecen a los niños libros de calidad y sesiones de lectura, en las que se busca el diálogo respetuoso y creativo sobre lo leído. Hasta ahora se han instalado alrededor de cuarenta Bunkos.

  • Biblioteca Carmen Esteva

A Leer ha conformado la biblioteca y centro de estudio más completo sobre el tema, la cual lleva el nombre de una de sus fundadoras y principales impulsoras: Carmen Esteva. Cuenta principalmente con dos fondos que contribuyen a la investigación, difusión y promoción de la literatura infantil y juvenil en México.

La mayor parte del acervo está constituido por el fondo infantil y juvenil, que da cuenta de la labor editorial de los últimos treinta años en Iberoamérica. Contiene alrededor de 13,500 ejemplares, una muestra diversa y rica de géneros, tipos de textos, ilustraciones y formatos de diseño editorial. Con la contribución de editoriales, el fondo se incrementa año con año, y la Guía de libros recomendados para niños y jóvenes contiene sus novedades. Por ello está en análisis permanente, a la vez que disponible para todos los usuarios.

Otro de los fondos contiene aproximadamente 1,700 ejemplares especializados en promoción de la lectura y análisis de la literatura infantil y juvenil. Reúne libros editados en español y otros idiomas, se trata de herramientas para investigadores, maestros y promotores. También incluye  catálogos de editoriales, guías temáticas editadas por centros de investigación, catálogos de ilustración, memorias de congresos y otros materiales de apoyo.

Un fondo especial es la Colección Margadant, fruto de una donación de libros antiguos de cuentos y poemas. La conforman alrededor de 1,000 ejemplares que, por el valor y edad de los libros, no están a disposición del público en general.

Además, la biblioteca cuenta con una hemeroteca especializada en literatura infantil y juvenil con más de cincuenta títulos, una galería de imágenes que contiene ilustraciones originales y carteles de diversas partes del mundo.

Por todo lo anterior, y más, no cabe duda de que la FILIJ y A Leer han contribuido de manera decisiva en la formación de lectores y creadores de Literatura Infantil y Juvenil en México

Fuentes:

Rey, Mario (2000). Historia y muestra de la literatura infantil mexicana. CONACULTA, SM Ediciones, México.

Información e imagen tomada de http://ibbymexico.org.mx/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s