Mi Gato de Cheshire

Hay personajes de quienes no queremos despedirnos nunca. Entonces podríamos detener la lectura cuando faltan unas cuantas páginas con tal de aplazar el FIN. Antes de terminar un libro que he disfrutado lo he dejado por allí, y todo porque no deseo dar por terminada la lectura, me lleva un poco de tiempo enfrentar la despedida.
 
Ilustración de John Tenniel 

Ilustración de John Tenniel

 

Luego, descubres que esos personajes andan por allí y hasta los puedes invitar a tomar algo, o a ver una película. No exagero. Pongo por ejemplo a mi gato Pepipé, también llamado Mi  Gato de Cheshire.  

 

Un día llegó a mi casa, así nada más, a-pa-re-ció, tal como hacía el Gato de Cheshire, personaje de Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll. Tenía la costumbre de aparecer y desaparecer por aquí, por allá. Levantaba una camiseta y allí estaba escondido. Buscaba algún zapato bajo la cama y allí estaba. Intentaba acomodar mis papeles y libros y allí estaba dormido, porque le gustaba dormir sobre libros. Buscaba en la alacena algo para hacer la comida y allí estaba. De modo que me dio muchos sustos, por supuesto los logré superar. Entonces sucedió la agradable costumbre  de encontrarlo a cualquier hora y sin previo aviso en los más diversos lugares: en la caja de juguetes, bajo mi mesa de trabajo, en la regadera (porque aunque le disgustaba el baño con jabón antipulgas, sí que le gustaba mojarse en verano), bajo los almohadones, y yo que me dejaba caer sobre ellos, ¡pobre gato! Fue en estas circunstancias adversas para él como descubrí otras de las características que lo hacían todo Un Don Gato de Cheshire: su sonrisa en cualquier momento. Pepipé era un gato alegre, les he dicho que sonreía, quizá no me lo crean, pero les aseguro que tenía una sonrisa gatuna de lo más linda.

 

Pepipé, mi Gato de Cheshire murió hace un par de meses. Así como él me recordaba uno de mis libros favoritos, el fin de semana pasado leí de nuevo Alicia en el país de las maravillas, sólo para recordarlo.

 

Ilustración de John Tenniel

Ilustración de John Tenniel

 

A propósito de este personaje, aquí les dejo la letra y el audio de una canción que me gusta mucho, se llama El Gato de Cheshire de Pauline en la Playa, es decir, las hermanas Mar y Alicia Álvarez. Esta canción aparece en su álbum Tormenta de ranas

 

 02. El Gato de Cheshire (Tormenta de ranas).mp3

 
Quisiera ser
gato de Cheshire para poder
desaparecer
gato de Cheshire quisiera ser. 
 

Y jugar con los gatitos
de esta y otra barriada.
Y colgar mi sonrisa como luna descarada.

Quisiera ser
gato de Cheshire para poder
desaparecer
gato de Cheshire quisiera ser.

Y quitar mi cabeza
cuando más dé la lata
y dejar que aparezca
ante atónitas miradas.

Quisiera ser
gato de Cheshire para poder
desaparecer
gato de Cheshire quisiera ser.

Y reírme de Alicia
cuando esté despistada.
Y borrar mis orejas
cuando se ponga pesada.

Quisiera ser
gato de Cheshire para poder
desaparecer
gato de Cheshire quisiera ser.

Y burlarme a conciencia
de viejas monarquías.
Que se atreva la reina
a cortarme la cabeza.

Anuncios

3 pensamientos en “Mi Gato de Cheshire

  1. LINDA POESIA QUE GUARDA LA HISTORIA, UNA POESIA MUY PROFUNDA, REFLEXIVA, ERA UN PAIS DE LOCOS, PERO QUIZAS EL NUESTRO ES UN MUNDO DE LOCOS, TODOS DORMIDOS, SIN DESPAVILAR, DOMINADOS POR EL PUTO SISTEMA QUE MANEJA NUESTRAS VIDAS——SH…

  2. Hola, SH:

    La realidad de la ficción o la ficción de la realidad :)

    Espero que regreses pronto por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s