A mí me gustan las cebras arco iris

cebra2

 

Debes tener cuidado si vives en un lugar donde el viento nunca descansa, es travieso y juega bromas pesadas. Puede ocurrirte como a la cebra Camila, quien en un muy mal día no atiende los consejos de mamá, y sale sin precaución. Entonces el viento ji-ji-jí ja-ja-já le roba sus rayitas negras y la deja como una mula blanca. Entre la pérdida y sollozos Camila encuentra la amistad. Conócela a ella y a sus generosos amigos en:

 

La cebra Camila

Autora: Marisa Núñez

Ilustrador: Óscar Villán

Editorial Kalandraka

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s