Yo también quiero una maravillosa medicina

Hace poco más de dos meses que iniciamos la lectura de La maravillosa medicina de Jorge, de Roald Dahl (1916-1990), durante las sesiones de fomento a la lectura en el Centro Comunitario de Desarrollo Social Santa Fe. Unas cuantas páginas por sesión y así poco a poco, entre todos los asistentes, leímos en voz alta el libro. Es definitivo, algunos libros son mi infancia recuperada, y uno de ellos es éste, pero más que leerlo a solas me gusta leerlo a otros y ver sus reacciones.
Recuerdo cuando leímos el primer capítulo, La abuela, mientras leía en voz alta, los chicos callaron y reían quedito, con una risilla cómplice. Porque ¿quién alguna vez no mezcló shampoo con pasta dental, o jugó con la crema de afeitar, o con la espuma de la lavadora?, ¿quién no jugó a ser inventor, y a encontrar una cura para la tos, la vejez de la abuela o el mal humor de papá?, pues he de confesar que yo sí lo hice, y creo que muchos lo han hecho. Es por eso que adultos y niños nos encontramos en ese deseo de hallar la magia que resuelva nuestros problemas, que convierta en dulces y cariñosas a las personas. Yo creo que por eso nos identificamos con Jorge, en su maravillosa aventura de inventar una medicina que elimine las groserías de la abuela. Es tan seductora esta idea que por eso el libro tiene una:

ADVERTENCIA AL LECTOR

No intentes hacer tú solo en casa la maravillosa medicina de Jorge. Podría ser peligroso.
Luego de considerarla, empezamos la lectura.
“…Así que sé un niño bueno y no hagas travesuras.”, dice la madre de Jorge al final del primer párrafo de libro, y sólo esta prohibición basta, es la premonición de una gran travesura y eso es lo que esperamos. El chico solitario, porque vive en una granja aislada, alejada de vecinos y no tiene hermanos –este rasgo conmueve mucho a los chicos-, queda a solas con la abuela, una vieja gruñona que no es como la mayoría de las abuelas, es decir, dulce y cariñosa.

“Cuando el padre o la madre de Jorge estaban en casa, la abuela nunca le daba órdenes de esa manera (grosera). Solamente cuando le tenía a solas empezaba a tratarle mal.” p.12

La vulnerabilidad de Jorge y su soledad son rasgos que nos hacen sentir empatía por él desde el principio. Porque cuando no está quien nos ama y protege, quizá haya una persona que aprovecha la oportunidad para agredirnos. Pero ante esto, Jorge hace una medicina que sí sirva y no como esa que le dan todos los días a la abuela, la que solo le mancha los dientes de color marrón y no le quita ni las dolencias, ni el mal humor. Así que él decide que sí, hará una medicina efectiva, una que la cure, porque para eso deben ser las medicinas.

Y de una manera casi imperceptible nos convertimos en los cómplices de la travesura de Jorge, lo entendemos y hasta lo apoyamos en su iniciativa. ¿Logrará Jorge encontrar esa medicina maravillosa?, ¿al final del libro Jorge tendrá una abuelita dulce y cariñosa que no le diga de palabrotas? Pues a averiguarlo, a leer el libro se ha dicho que es una delicia, tanto si eres un chico como si no lo eres tanto.

La lectura de este libro me confirma que este escritor británico es uno de los favoritos de los niños y de los grandes. Si acaso te interesó este autor, o ya lo conocías y a propósito de estas líneas lo recordaste, pero quizá no tienes ganas de leer un libro, entonces podrías ir a tu videoclub más cercano y rentar una de las películas inspiradas en libros de este autor como James y el melocotón Gigante o Jim y el durazno gigante (1971), Charlie y la Fábrica de Chocolate (1964), Matilda (1988), o Las brujas (1983).

Dahl, R. (2004). La maravillosa medicina de Jorge. México, D.F.: Santillana.
Además:
Al museo de Roald Dahl
A la página oficial
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s