Lewis Carroll

La figura y obra de Charles Ludtwige Dogson (1832-1898), más conocido por su seudónimo, Lewis Carroll, merece un espacio aparte en cualquier historia de la literatura infantil. Carroll, diácono que nunca llegó a ordenarse sacerdote y matemático de espíritu ingenioso y activo, tenía una gran inclinación por el juego intelectual. Al acabar los estudios, obtuvo un puesto de profesor en Oxford y aprovechó su tiempo de ocio de soltero en practicar la fotografía, en este campo es considerado hoy como uno de los mejores retratistas de niños, en concreto de niñas, quienes también le inspiraron en su faceta de escritor.

Las niñas eran en su opinión la esencia de lo romántico, un permanente recuerdo de la infancia. Con las hijas de sus amigos pasó largas tardes dedicado a relatar historias, a jugar con las palabras y, en definitiva, a compartir el temperamento infantil que tanto admiraba, caracterizado por la ingenuidad y la espontaneidad. Es en el transcurso de uno de estos encuentros, en 1862, cuando se gestó el libro que le dio renombre y del que ya no pudo separarse jamás.

 

En un paseo en barca con un amigo y las tres hermanas Liddell, Carroll inició como tantas otras veces, una de sus historias. Esta vez la fantasía desbordada e imaginativa y la diversión que brindó a sus acompañantes provocaron que Alicia Liddell le pidiera al reverendo escribir el cuento para no olvidarlo. De esta manera Carroll escribió un primer boceto, el rústico manuscrito ilustrado por él mismo Las aventuras subterráneas de Alicia, el cual fue recibido por la niña dos años más tarde, los que Charles empleó en pulirlo y también en consultar la opinión de sus amigos, como George MacDonald.

 

Más adelante la antigua Alicia se editó en una nueva versión llamada Alicia en el país de las maravillas (1865) y llevó la firma de Lewis Caroll. Este libro fue el resultado de un cuidadoso trabajo de escritura y edición. El autor, que sufragó los gastos de la edición, trabajó directamente con el ilustrador, en este caso el ya prestigioso John Tenniel. Seis años después, en las navidades de 1871, se publicó Alicia a través del espejo y lo que allí encontró, después de siete semanas se habían vendido 15, 000 ejemplares.

Siempre bajo el seudónimo de Lewis Carroll, Dogson publicó otros libros, como La caza del Snark (1876) y Silvia y Bruno (1889), con los que continuó con sus indagaciones del lenguaje. En 1890, sabedor de que las alicias eran leídas por muchos niños, preparó una edición para los no lectores, Alicia para los pequeños, en cuyo prólogo indicó que estaba dirigida a los niños de cero a cinco años. Carroll es, al lado de Edward Lear, decide explorar las posibilidades del lenguaje, jugar con el estilo y buscar nuevas formas de expresión.

“Carroll se detiene en los significantes, invierte las sílabas, violenta los significados, es el lenguaje el verdadero protagonista de Alicia.”[1]

La ilustración es de John Tenniel.

[1] Montes G. (1998). El corral de la infancia. México, D.F.: 1998.

Anuncios

3 pensamientos en “Lewis Carroll

  1. Hola! Gracias por añadirme en tu blog. Sabes? el primer libro “sin dibujitos” fué precísamente Alicia en el País de las Maravillas, un libro fascinante de verdad… lo recuerdo como si fuera ayer. Muy bueno tu post y muy bueno tu blog.
    Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s