Había una vez un niño que le gustaba hacer experimentos y era muy inteligente y construyó un robot. El niño le daba un litro de aceite todos los días al robot para que se refrescara. Un día de sol el niño le dijo al robot que fueran al zoológico. Pero ese día al niño se le olvidó darle al robot su litro de aceite. Estaban viendo los cocodrilos bañándose en un estanque, cuando el robot sintió mucha hambre y mucha sed y pensó que podría tomar agua y se lanzó al estanque de los cocodrilos. Cuando se cayó al agua, el pobrecito explotó y explotaron los cocodrilos también.

Jazmín Orozco Rosales, 9 años
Brayan Orozco Rosales, 7 años

Texto producto del taller impartido en el
Centro Comunitario de Desarrollo Social Héctor Caballero, en Juárez N.L.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s